Tornar al llistat

23º DOMINGO ORDINARIO (B)

“Hace oír a los sordos y hablar a los mudos”

Con estas palabras resumía la gente del pueblo toda la actividad de Je­sús. Con una sola frase había dicho lo mismo:         
“Todo lo ha hecho bien”.    
     A juzgar por otras palabras del pueblo, como   
“contestan todos: -Crucifícalo”, de Mateo 27, 22,         
    habrá que distinguir los audi­torios y el tiempo de cada reacción. El pue­blo es voluble, pero Jesús permanece fiel a su programa. No to­dos acep­taron a Jesús.

Hoy día tenemos el mismo reto que Jesús superó al menos según una primera afirmación de sus oyentes: vencer la sordera y la mudez de tantos.

“Qué bellos los pies de los heraldos de buenas noticias. (Sólo que no todos responden a la buena noticia”). Romanos 10, 16-17. Los heraldos nos quejamos con motivo al ver que la semilla mu­chas ve­­ces cae sobre rocas y no arraiga en los corazones. ¿Qué  falta pa­ra con­seguir que dé el ciento por uno? Ante todo que estemos “po­seídos” por el mensaje. Luego queda todo en manos del Espíritu y de la liber­tad del que escucha.

Se abren los oídos cuando un grito rompe el silencio o  la monotonía de los ruidos. La obra de Dios en cada persona se sirve de muchas cir­c­unstancias para despertar la atención desde lo profundo; los guías en el espíritu son  una gran ayuda para discernir la voz de Dios. Dios ha­­bla siempre desde toda realidad. Hay que enseñar a la gente esta gran verdad.

El que escuchó la voz de Dios recibe un temple de profeta y palabras efi­caces para dar testimonio de lo que  ha visto y oído. Su testimonio pe­netra toda su vida y se manifiesta en su conducta hasta sin pre­ten­derlo. Cuando es escuchado, aumenta su felicidad y su convicción. Cuan­do no quieren escucharle, sigue creyendo en el mensaje y busca quien le escuche con más docilidad.

“Proclama el mensaje, insiste a tiempo y a destiempo, usando la prueba, el reproche y la exhortación, con la mayor com­pren­sión y competencia”. 2 Timoteo 4, 2.

 

                                                          Llorenç Tous