Tornar al llistat

VIGILIA PASCUAL 2016

”No está aquí, ha resucitado” 

Después de escuchar la proclamación de este gran mensaje a las mujeres, no sólo no nos asustamos  como ellas ante la novedad, sino que nos alegramos y damos gracias a Dios.

Ellas buscaban cariñosamente su cuerpo para seguir cuidando con aromas al que habían servido en su vida mortal. En cambio, Jesús, liberado de la muerte por la acción del Espíritu de Dios, ya  había comenzado  la etapa gloriosa de su vida. “Según el plan previsto por Dios, lo crucificasteis por mano de gente sin ley y le disteis muerte. Pero Dios, liberándolo de los rigores de la muerte, lo resucitó”.  Hechos 2, 23-24. Así lo proclamó san Pedro el día de Pentecostés en Jerusalén. Así lo proclamamos todos nosotros esta noche gloriosa. 

Dejemos que el gozo de la victoria de Jesús y de su nueva presencia entre nosotros nos llene el alma de alegría. Nos podemos ayudar imaginando el encuentro del resucitado con su madre y con los que habían estado a su lado durante su terrible agonía en la cruz. Dejémonos invadir de la sorpresa y, guiados por la fe, acerquémonos con gozo a la contemplación de su persona glorificada.

La nueva vida de Jesús es la plenitud de nuestra salvación. “Con Cristo Jesús nos resucitó y nos sentó en el cielo”. Efesios 2,6. Así completó nuestra salvación, abriéndonos a todos las puertas de la casa del Padre: ”Ve a decir a mis hermanos: Subo a mi Padre y vuestro Padre, a mi Dios y vuestro Dios”.  Juan  20, 17. 

Jesús Resucitado es el mismo que predicó el Reino de Dios y murió en la cruz. Por eso su resurrección completa su mensaje sin prescindir de toda su enseñanza durante su vida mortal. De ahí que nosotros, al emprender una vida nueva, tenemos como camino y meta los valores y ejemplos que él predicó.

Esta noche renovemos nuestra fe en la resurrección de Jesús. Toda nuestra vida cambiará de sentido y  se llenará de nuevas posibilidades y energías, si conseguimos con la gracia de Dios creer de verdad el evangelio de hoy:

 

 ¡Jesús vive! ¡Ha resucitado! ¡Aleluya!

Llorenç Tous