Tornar al llistat

SOLEMNIDAD DE SANTA MARÍA MADRE DE DIOS

“María conservaba todas estas cosas meditándolas en su corazón” 

María era la memoria viviente de todo lo ocurrido a Jesús, sobre todo de su vi­da, muerte y resurrección. Su fe lo iba redescubriendo con los ojos del cora­zón. Para la comunidad de discípulos Maria era un referente fundamental. 

Además de hablar con todos los discípulos y las mujeres más allegadas, ¿habló al final con el fariseo Saulo, recién convertido? Había nacido en Tarso y era unos diez años más joven que Jesús. 

La persecución de los seguidores de Jesús marcaron el nacimiento de la Igle­sia. En medio de estas fuertes turbulencias religiosas, María fue la Madre de la Iglesia y de todos sus miembros. 

También hoy estamos ante graves replanteamientos culturales que afectan a la fe. Los profundos dolores del mundo, como las guerras y el hambre, son como un parto de una nueva era. Piden a gritos la ternura de una madre, testigo del Amor de Dios, que nos ampare y nos enseñe a vivir como hermanos de la mis­ma familia de Dios. 

No sólo el mundo sino también nuestra Iglesia, necesita la Madre que nos mues­tre a Jesús. Sin él la “Nueva Evangelización” tan necesaria, quedará en be­llas palabras. 

Bajo su amparo nos acogemos los mortales todos mientras nos dura el peli­groso camino de la vida. Jesús nos la dio como madre de todos, desde que él nos asumió como hermanos el día de Pascua. 

 

“Le pusieron por nombre Jesús” 

“Yéshuah” en arameo. Para nosotros este nombre es sagrado porque por él nos llegó la salvación, por él ya todo tiene sentido. Venció la muerte y nos abrió el cielo para después de morir; nos motiva para afrontar en paz y con ilusión todas las circunstancias de la vida; es nuestra estrella polar y la brújula; es exigencia y solaz, refugio y fortaleza, alegría y esperanza. 

Jesús es el espejo en el que nos vemos como Dios nos ve. Jesús es la

palabra que resume el misterio de Dios y la verdad del hombre.

 

                                                                               Llorenç Tous