Tornar al llistat

NAVIDAD 2014

 

Caminaban los pastores hacia Belén para ver al Niño, cada uno con lo que encontró a mano, leche, una piel de cordero, queso. Uno de ellos, recién legado al oficio sin nada todavía para ofrecer, se retrasaba buscando hojas secas en los recodos del camino; pensaba que al menos servirían para secar el suelo de la cueva. Llegó el último. José le agradeció el detalle, porque pudo así alfombrar el suelo junto al pesebre. Eran viejas hojas de otoño, testimonio de una cosecha y de nuevas semillas para el futuro. Todo un signo y un ejemplo.

 

“El favor de Dios se hizo visible, trayendo salvación para todos los hombres”

Cuando Pablo escribía estas palabras, resumen de la salvación que nos vino con este nacimiento, la Madre hacía tiempo que había alcanzado su plenitud en este mundo. Su pueblo, sus raíces, y su historia con Jesús habían sido el punto de encuentro entre dos extremos infinitamente distantes: Dios con nosotros.

Todas las madres recuerdan con ternura todo lo ocurrido a su alrededor el día del nacimiento de su primer hijo. También la madre de Jesús conservaba estos recuerdos en su corazón como su tesoro personal y único.

María presidió el comienzo de la Iglesia en las primeras comunidades apostólicas. Cuando, ya entrada en años, había vivido su maternidad apostólica que Jesús le había encomendado y hablaba de su Hijo, de su mensaje y  de su nueva presencia de resucitado, dejaba puestos los fundamentos de la fe para todos sus hijos. Así iba  completando el Espíritu Santo su obra en ella y en la Iglesia.

De su boca llegó a los evangelistas el mismo mensaje sobre este nacimiento que Lucas puso en boca de los ángeles: “En la tierra paz”. Mateo escribió lo mismo con otras palabras: “Dios con nosotros”. Juan, levantó el vuelo y dijo así lo mismo: ”La Palabra se hizo hombre y acampó entre nosotros”.

Felicitemos hoy a la Madre por el Hijo que ha tenido y por la fe con que lo ha recibido y nos los ha transmitido.

El Espíritu Santo que llenó la vida de Jesús y de su Madre llene de paz y alegría en estas fiestas a nosotros y a todos los hombres.